MUNDO CHACARITA

LA COLUMNA VERTEBRAL

Los cimientos de un buen equipo

Para que un equipo pueda llegar a los objetivos, está claro que debe tener una base sólida desde donde forjar y fortalecer lo futbolístico y anímico. Si repasamos la historia, siempre debe estar esa columna vertebral que se convierte casi en imprescindible. Pero nos preguntamos: ¿Chacarita la tiene?.
Desde el vamos y más allá de lo grupal, que también es importante, el Funebrero tiene ese eje vital que cualquier equipo con pretensiones serias necesita.

Mucho se habló de la llegada de Cristian Correa al arco. Sin demasiados pergaminos, nos animábamos a prejuzgar a un arquero que en estas 22 fechas de la Primera Nacional demostró que está a la altura. Es el guardameta que menos goles le convirtieron en la zona B y es el segundo arquero, de los 37 que hay en la categoría, que menos goles le marcaron, sólo 13. El uno funebrero partido a partido demuestra que es garantía y pieza fundamental.
Las bases se arman desde abajo, y cuando marcamos ese sector de la cancha, sin dudas, debemos mencionar al enorme campeonato que están haciendo los centrales del equipo. Seríamos malos si no mencionamos el gran nivel que muestra Caro Torres. Pero como en esta nota estamos buscando los cuatro puntos cardinales, nos quedamos con el otro marcador central, Andrés Zanini. El ex hombre de Güemes, llegó a San Martín para convertirse en caudillo a sus 26 años. Buen juego aéreo, aguerrido y férreo en la marca cuando el partido lo pide, de buen uno contra uno y, sobre todo, gran personalidad. Tuvo una primera vuelta goleadora convirtiendo tres goles ( incluido un golazo a Quilmes) en los 20 partidos que disputó.
Seremos cortos y concisos para el eje central. Luciano Perdomo ya es, hace varios campeonatos, la pieza fundamental de Chacarita. Capitán, referente, de incansable despliegue y capacidad de ubicación para marcar y anticipar. Se muestra siempre, ordena a sus compañeros y da la cara en los momentos importantes. Hasta marcó un gol en el empate 1-1 con Chaco For Ever en la primera ronda. Insustituible.
Por último, pero no menos importante, marcaremos la importancia del centrodelantero en los equipos que tienen como objetivo ascender. Algunos dirán que si no marcan goles no sirve, y en parte es verdad. Pero para Chacarita el aporte de Luciano Giménez es fundamental. El Salteño estuvo en 21 de los 22 partidos de la Primera Nacional y marcó 6 goles. Si analizamos solo números seríamos matemáticos, y esto es fútbol. Mirando lo deportivo, el Tanque pivota bárbaro, se desmarca muy bien, se faja con los centrales, arrastra marcas, sale del área, presiona, asiste a sus compañeros, etc. Es vital su trabajo para el equipo. En estas fechas se le abrió el arco, y bien merecido lo tiene. Ojalá en la parte final del campeonato mantenga su aporte goleador.

La columna vertebral en Chacarita está. Porque aparte de los jugadores mencionados, hay otros puntos altos y existe unión en el grupo. Se viene el tramo final del torneo y más allá de niveles en partidos puntuales, el equipo tiene lo necesario para pelear hasta el final. Al fin y al cabo esto es fútbol y la ilusión es lo último que se pierde. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *